Estancia de profesor de Ciencia y Tecnología en Alemania e Italia

Actividades


Corresponsales

Estancia de profesor de Ciencia y Tecnología en Alemania e Italia

Estancia de profesor de Ciencia y Tecnología en Alemania e Italia


Diego Suárez, profesor de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UDA, regresó de una estancia corta en la Universidad Estatal de Milán, en el marzo del proyecto conjunto de ambas instituciones educativas denominado “Aplicación de modelos factoriales y métodos multicriterio para la optimización de las condiciones de germinación de granos andinos con fines de consumo”.

Al conocerse que viajaría a Alemania dentro del marco de la beca DAAD coordinó una visita a Milán con la profesora Alessandra Marti, docente titular de Ciencia y Tecnología de los Cereales de esa Universidad.

El objetivo fue realizar un análisis de tipo reológico y de panificación a muestras de granos andinos germinados en los laboratorios de la Universidad del Azuay, obteniendo resultados interesantes con miras a la industrialización de este tipo de semillas para de darles un mayor valor agregado.

También, como indica Suárez, fomentar su consumo e incentivar su cultivo, lo cual tiene, además, un valor cultural importante, al tratarse de granos propios de nuestra región.

“Actividades de este tipo fomentan la colaboración entre nuestras universidades y abren puertas para otros tipos de actividades de beneficio mutuo”, añadió el docente.

Los análisis realizados incluyeron la evaluación de la calidad panificatoria de harinas de trigo en combinación con harinas de granos andinos germinados y la evaluación de varias características físico-químicas del pan obtenido, incluida su consistencia.

Lo entrevistamos para el Campus universitario.

1) ¿Cuál es la naturaleza de este proyecto en el que trabajan ambas universidades?

En palabras sencillas, es un proyecto de investigación que busca determinar las condiciones de germinación que permiten obtener los mejores granos para consumo directo e industrial, principalmente en términos de valor nutricional y de aceptabilidad por parte del consumidor.

Este proyecto nace a raíz de los buenos resultados obtenidos en un proyecto precedente, aplicado a la quinua. Ahora se busca ampliar ese estudio a granos como el amaranto, la cañihua y otros.

2) ¿Cuál es la actividad que se realiza en los laboratorios de la Universidad del Azuay?

Durante la primera fase de este proyecto, aquella aplicada a la quinua, se logró adaptar una estufa que había sido dada de baja para que cumpla las funciones de germinador.

Gracias al personal electrónico de nuestra universidad, quienes incorporaron sensores y sistemas de control apropiados al equipo, ahora podemos programar las condiciones de temperatura, humedad y ventilación que requieren las semillas para su germinación, con la precisión que el mundo de la investigación exige.

El proceso consiste en una primera fase de absorción de agua por parte de las semillas, luego su permanencia dentro de la cámara de germinación a las condiciones experimentales predeterminadas y una última fase de deshidratación para frenar el proceso germinativo. Tanto este proceso, como los análisis posteriores son llevados a cabo por tesistas, bajo mi supervisión y de los técnicos de laboratorio.

3) Por último, ¿cuáles son las oportunidades de colaboración mutua que se han abierto a partir de la visita a Alemania e Italia?

En Alemania entramos en contacto con varios profesores e investigadores del área de los alimentos, especialmente en el campo de los cereales y la cervecería, ahora se está manteniendo comunicación directa con ellos para trabajar en diferentes ámbitos; además, se entregaron cartas de intención de colaboración con las universidades visitadas, en aquellas carreras que tenemos en común, gestión que ahora está llevando adelante el Departamento de Relaciones Internacionales y que podrían derivar en intercambios de estudiantes y profesores, postgrados y otros.

Luego de mi estancia en Alemania con los estudiantes becados del DAAD, permanecí unos pocos días en Italia, en la Universidad Estatal de Milán, con quienes estamos colaborando en el proyecto que mencionaba previamente, fui llevando muestras obtenidas en nuestros laboratorios y comencé a analizarlas allá, trabajo que están completando nuestros pares italianos y cuyos resultados serán de gran importancia.

Finalmente, en el año 2019, la Universidad del Azuay firmó un Memorando de Entendimiento con el Consejo Nacional de la Investigación de Italia (CNR) para promover la cooperación investigativa y académica entre las dos instituciones. Durante mi estancia en Milán, tuve un primer acercamiento con el CNR y ahora estamos planteando diversas vías de colaboración que podrían ser de interés para estudiantes y profesores de diferentes áreas de nuestra universidad.