Actividades


Noticias corresponsales

Una comunidad que nos motiva. María Eugenia Arias

Una comunidad que nos motiva. María Eugenia Arias

| Por:


María Eugenia Arias, una mujer llena de cualidades y amor por el arte, es reconocida en nuestra comunidad universitaria no solo por desempeñarse como Directora del Coro Polifónico, sino por su pasión por la enseñanza y la excelencia dentro del ámbito artístico y académico.

Inspirada por su madre, quien también era amante de la música y se había desempeñado como solista en el colegio Herlinda Toral, inició su formación artística a los 11 años de edad en el conservatorio José María Rodríguez. Durante los primeros años en este instituto se enfocó en la danza, pero fue la música la que despertó su verdadera pasión y la que le llevó a graduarse con el título de Bachiller en Artes, mención piano.

En el año 2005 obtuvo su título de tercer nivel como Licenciada en Ciencias de la Educación, mención Musicología, por la Universidad del Azuay. Posteriormente, en el 2018 obtuvo su título de Magíster en Musicología por la Universidad de Cuenca.

La preparación y trabajo de María Eugenia no se limita a la práctica y a la puesta en escena, también ha incursionado en el mundo académico y de la investigación. 

El 27, 28 y 29 de octubre representó al Ecuador como ponente con su artículo “Proceso de formación de niños en el campo coral" en el I Congreso Internacional en Pedagogías de las Artes y Humanidades realizado por la UNAE y la Universidad de las Artes. De igual manera, esta semana estará participando en su calidad de Directora del Coro del Conservatorio José María Rodríguez y Vicepresidenta ADYCOE (Cuenca, Ecuador) en eI Congreso Internacional de Dirección Coral ADYCOE (Quito, Ecuador).

En su papel como Directora del Coro Polifónico de la Universidad del Azuay, nos cuenta que, a pesar de existir un proceso de selección de voces para poder formar parte del coro, la mayoría de estudiantes no han tenido un estudio vocal académico previo, por lo que dicha selección se basa principalmente en ir de la mano con el ritmo y la afinación, una vez dentro del Coro Polifónico se brinda una formación académica donde se pule el talento vocal.

Es enfática al mencionar que "La gente nace con talento el cual que debe ser cultivado y pulido para llegar a dominarlo y desempeñarlo de mejor manera, el artista debe continuar formándose, explotarse al máximo, pues al ser personas mucho más sensibles, desempeñan el arte y lo sienten de diferente manera".

Para finalizar nos cuenta que equilibrar la vida académica, artística y personal no ha sido tarea fácil, pero que ha sido posible, sobre todo gracias al apoyo de su esposo Mesías Abril, arquitecto de profesión, con quien lleva más de 30 años de casada.