Actividades


Noticias corresponsales

El programa Vida crea un espacio para el liderazgo juvenil

El programa Vida crea un espacio para el liderazgo juvenil

| Por:


Dentro de la Universidad del Azuay el programa de bienestar y desarrollo personal “Vida” ha formulado espacios de desarrollo personal para la comunidad universitaria, focalizando el trabajo en equipo, autoestima y motivación.

A partir de esta experiencia, la Universidad ha decidido priorizar los valores y el sentido de liderazgo de los jóvenes. De allí nace la Escuela de Liderazgo y Empoderamiento juvenil.

Este proyecto se concreta en mayo de este año con la finalidad de ser un espacio para adquirir destrezas de liderazgo, conciencia social y una mejor humanidad, que a pesar de su utópica connotación es necesaria plantear.  

Xavier Muñoz, docente y miembro de la coordinación del programa Vida, ahonda sobre el tema: “Los jóvenes tienen una capacidad de altruismo importante que es necesaria en nuestra sociedad, dentro de la Escuela de Liderazgo buscamos brindar las herramientas para cultivarla.

Existe cuatro ejes de formación:

El primero es acerca del desarrollo personal. Este apunta al autoconocimiento, ya que el individuo que quiere emprender debe conocer sus destrezas y debilidades.

Como un segundo eje está la conciencia social y ciudadana, que parte de apreciar la otredad y empatizar con las complejas situaciones de precariedad que se experimentan a nivel local y mundial.

Como tercer eje están los derechos humanos e igualdad, que se centran en los valores sociales y conciencia humana.

Y se finaliza con el eje de intervención y acción social, que se sintetiza en la práctica de las herramientas proporcionadas previamente.

Dentro de los mayores desafíos de este espacio está generar motivación para los jóvenes asistentes con el condicionante de la virtualidad.

“Se dio uso a programas como Mentimeter para interactuar con los chicos, además de grupos de encuentro donde podían interactuar bajo dinámicas de inclusión. Esto con el fin de no solo impartir charlas teóricas, sino un conversatorio para el conocimiento colectivo”, comenta Xavier Muñoz.

Este espacio gestionado por docentes de la Facultad de Derecho y Filosofía, además de Pastoral Universitaria, ha programado una segunda etapa, donde los participantes puedan estar en contacto con poblaciones necesitadas y su entorno.

Muñoz agrega: “Queremos que los 35 participantes sean facilitadores y gestores con la misión de acompañar a otros estudiantes de la universidad, en otras palabras, buscamos un efecto multiplicador”.

 

Corresponsal UDA