Marginalia Nº 6 - Noviembre de 2003

Marginalia Nº 6 - Noviembre de 2003


Marginalia Nº 6 - Noviembre de 2003

ORGANO DE DIFUSIÓN DE LA ACADEMIA IBEROAMERICA DE POESIA,
CUENCA , CIUDAD UNIVERSITARIA
ATENAS DEL ECUADOR
PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD
 

Entrevista


Marginalia Nº 6 - Noviembre de 2003

MARCO TELLO ESPINOZA
Catedrático en la Universidad del Azuay (Cuenca) y ex decano de su Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación. Ensayista y periodista. Ha publicado trabajos sobre literatura y sobre lengua española.
Actualmente, termina su tesis doctoral: Estudio generacional de la poesía cuencana.

A continuación, un extracto de nuestro diálogo:

MARGINALIA: ¿Qué es para Usted la poesía?

MT: Desde mi experiencia de lector, la poesía es una expresión de libertad: arte de emanciparle a la palabra de su diaria servidumbre a la comunicación. El poeta ejerce su libertad sobre el significante: da forma a lo inasible y despierta a la vez nuestra ilusión de libertad con sus extraños, misteriosos vínculos.
MARGINALIA: ¿La poesía evoluciona?
MT: Creo que la poesía es intemporal. Si algo varía es la forma de representar la intemporalidad en la línea discreta del espacio, pero sin que la poesía sea esa frágil línea segmentable. A la belleza, como a la luz -he pensado frente a una escuela, a un movimiento-, le es indiferente para prodigarse la forma o el tamaño del espejo.

MARGINALIA: ¿Es cierto que la poesía y los poetas están en riesgo de desaparecer?
MT: En inminente riesgo, como toda la especie humana. No obstante, la poesía pervivirá, ya perpetuamente dueña de su intemporalidad y libre de los barrotes del significante, a la espera, talvez, de otros seres mejor dotados para captar el ritmo del universo.

MARGINALIA: Centrándonos en lo nuestro, ¿cuáles, piensa usted, son los principales aportes de la poesía cuencana a la ecuatoriana?
MT: No resulta fácil pensar en una poesía cuencana, ecuatoriana; indudablemente los poetas nacen en un aquí, en un ahora que enriquecen su universo poético. Creo que los nacidos en esta región han trabajado el poema con la misma tenacidad que ha exigido el dominio de la naturaleza; pienso en Luis Cordero, en Alfonso Moreno Mora, en Dávila Andrade, en Jara Idrovo, nombres que constituyen aportes meritorios.

MARGINALIA: ¿Hasta qué punto se puede hablar de una poesía nacional?
MT: ¿Nacional o plurinacional? Perdone la broma. Hay rasgos en la poesía que se identifican con un modo de ser: lo español, lo cubano, lo argentino. ¿Hay un modo de ser ecuatoriano? En el tema, en la pincelada nacional, veo más bien un modo de ser humano; humano latinoamericano, si se quiere, pues somos en esencia una arbitraria fragmentación de Hispanoamérica: lo presiento como lector, más allá de lo segmentable y de lo suprasegmentable que desvelan tanto al crítico.

MARGINALIA: Muchas gracias por sus palabras y su tiempo.

Poesía cuencana


A Paúl Valery

El agua de violeta entre las manos.
Y la tarde … Y suspiros infinitos
quemando de amaranto tus cabellos.
Tranquilo tú, desnudo de ti mismo,
para admirar el fondo de tu estanque:
tu adormecida sed y tu cintura
de nácar -si se quiere- o de durazno.
Tu sexo de naranjo sin estío.
Y luz de ti manando, rebullendo.
Tu sangre ebria de sol. Y tu mirada
de áspid, de triángulo sin sombra.
Tu pulso. Tu estatura de verano.
Y el mar en verdes cópulas d espuma.

Debiera hacerte dique si eres río.
Debiera hacerte red inconmovible
para el perfil etéreo de tu aliento.
Debiera no quebrarte el alba pura,
pero tu voz se torna mi silencio…
Y muero en ti. Y mueren mis gaviotas
Y el mar -desde tus labios imposibles-
me nombra en ti, me asedia con tus rosas,
con cítaras y abismos y misterios.
Y caigo yo vencido. Y tú vencido
sin lámparas, sin diques, sin barreras.
Y pierden paz mi alma y mi sendero.
Y Dios, de bruces ante ti, se rinde.

David Ledesma
 

Poesía universal


MIS MANOS, UN GRAN PÁJARO
con las alas de fuego.
Energía que surca el Universo
nos penetra, nos une, nos define.
Un lazo de colores
arco iris
uniendo nuestras voces,
nuestra sola presencia, encadenada.

YA LA MORADA DE LA SERENIDAD ME ACOGE
Mis desvelos, mil veces abortados
cruzan el pasadizo que anhelaba.
Pasó pronto la madurez. Atisban
recuerdos y memorias de estaciones
donde dejamos la pregunta a ciegas.
No pesa el equipaje, pesa
aquello que no se declaraba:
el amor, aquel beso no dado,
la palabra que nunca se pronuncia,
se ahoga en la garganta, la dejamos
atada, bien atada para que no delate
nuestra debilidad, nos hace fuertes
el sabernos de incógnita, de -no te conocemos-.
Y azules mariposas que alberga nuestra sangre
gritan, se mueven, aletean
deseando salir al exterior,
romper con la cordura,
poner límite al último camino.
No volver a ser necio.

Isabel Díez S. (española)

Poeta invitado


ADALBERTO ORTIZ (1914 - 2003)
CANDIDATO ECUATORIANO AL PREMIO NOBEL (2002)

  
Conocido internacionalmente por su novela Juyungo, obra de aventuras, costumbres, supersticiones y rebeldía; de la que se ha dicho que es "lo más serio que se haya hecho como novela negra en la literatura sudamericana" (Benjamín Carrión). Conocido, asimismo, por sus poemas de tintes negros y mulatos, con títulos como Tierra, son y tambor, o El animal herido. Y por sus cuentos, especialmente, por el libro La entundada.
Muchas de estas obras están traducidas a varios idiomas: inglés, francés, alemán, polaco, checo y árabe.
Adalberto Ortiz fue profesor visitante en la Universidad de Bordeaux y en la de Howard; asesor cultural en París, y embajador en Panamá y en República Dominicana. En 1996, el Gobierno Nacional le concedió el Premio Eugenio Espejo.
La obra literaria de Adalberto Ortiz nos emociona porque en ella encontramos mucho de humanidad, calidez, mito y magia. Veamos una muestra:

LA TUNDA PARA EL NEGRITO
Pórtate bien, mi morito,
pa que yo te dé café.
Porque si viene la tunda,
la tunda te va a cogé.

No te escondas, mi negrito,
que ya te voy a buscá.
Y si la tunda te encuentra,
la tunda te va a entundá.

Pa duro te voy criando,
y no pa flojo, ¿sabé?
Y si te agarra la tunda,
la tunda te va a mordé.

Cuando llegués a sé hombre
vos tenés que trabajá.
Porque si viene la tunda
la tunda te va a llevá

No quiero que seas un bruto,
sino que sepás leé
Que si te coge la tunda,
la tunda te va a comé.

Y no dejés de nadie,
respetáme solo a mí.
Porque ya viene la tunda,
la tunda ya va a vení.

Echáte pronto en tu magua,
que no te voy a pegá.
¡Huy! ¡Que ya llega la tunda!
la tunda ya va a llegá.

Reseñas


SESENTA SONETOS DEL ECUADOR
SESENTA SONETOS DEL ECUADOR

Estudio y selección de Rodrigo Pesantez Rodas
Loja, 2003

Hermosa selección que rescata el valor y la belleza de esta forma literaria, tan cara a su editor; para muchos, la prueba mayor del verdadero poeta.
De cuna italiana, como sabemos, el soneto cuenta ya con siete siglos de existencia, y se encuentra, según lo demuestra Pesantez Rodas con este libro, tan vivo como siempre.
La muestra recoge poemas escritos en Ecuador, entre el siglo XVII y finales del XX. E incorpora en sus páginas, junto a obras de reconocidos poetas (José Joaquín de Olmedo, Remigio Tamariz Crespo, Medardo Ángel Silva, Jorge Carrera Andrade, Gonzalo Escudero, Ileana Espinel, Manuel Zabala, Fernando Cazón …), sonetos de autores desconocidos o poco conocidos en nuestra literatura; como es el caso de los ex presidentes de la República, Gabriel García Moreno y Luis Cordero; del P. Ambrosio Larrea, o de Doña María Guillermina García Ortiz.
El libro contiene, además, buenas reproducciones de bellísimos cuadros de Jorge Mogrovejo Calle, destacado pintor ecuatoriano contemporáneo.
Se trata, por tanto, de una obra destinada al deleite y a la valoración de nuestro arte (literario y plástico).

Sara Vanégas Coveña

POESÍA REUNIDA
POESÍA REUNIDA

David Ledesma
Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión
Quito, 2002

Ya era hora de contar, en un tomo, con la poesía de David Ledesma, desperdigada hasta el momento en ediciones parciales, difíciles de conseguir.
Si bien, como dice el editor (Edwin Madrid), el libro solamente reproduce: " aquellos libros y poemas hasta donde nuestras escuálidas pesquisas fueron posibles", el esfuerzo es digno de agradecer y valorar.
Porque Ledesma, obligado referente de las últimas generaciones poéticas ecuatorianas -aunque bastante ignorado por las anteriores-; admirador fiel de Valery, van Gogh, Alfonsina Storni (ese "pequeño pájaro aterrado") es, qué duda cabe, un alto representante de las letras nacionales.
Su poesía dura, de oscura vitalidad parece hablar muy de cerca a los poetas de hoy. Escuchémosla en este texto, Extraño: "Un hombre a quien jamás he conocido/ visita una ciudad que ya no existe; - largo sabor de muerte le atraviesa/ de parte a parte la sonrisa amarga-,/ entra a una casa donde nunca ha estado/ y se sienta a esperar que nadie llegue.// Sobre mi corazón suenan sus pasos"·
Una obra que pronto hallará su sitial de honor en nuestras bibliotecas.

Alejandra Andrade

POESÍA LATINOAMERICANA ANTOLOGÍA BILINGÜE LATIN-AMERICAN POETRY BILINGUAL ANTHOLOGY
POESÍA LATINOAMERICANA ANTOLOGÍA BILINGÜE LATIN-AMERICAN POETRY BILINGUAL ANTHOLOGY

Epsilon Editores de México S.A. de C.V.
2000


Excelente muestra poética, bilingüe, que incluye 32 poetas, tanto voces consagradas como nuevas voces que, con acento propio, se juntan para formar parte del gran coro de la poesía actual latinoamericana. Procedentes de 14 naciones, desde el Río Bravo hasta la Patagonia - si bien, como afirma el antologador, Enrique Santos Molano, en el prólogo, " La patria de la poesía reside en el corazón de cada quien"- ellos han sido seleccionados por ostentar sitial de honor, en sus respectivos países. Y son, entre otros: Jaime Sabines (México), Rubí Arana (Nicaragua), Ida Hernández (República Dominicana), Pedro Pietro (Puerto Rico), Ángel Cuadra (Cuba), Irma Salas (Venezuela), Álvarto Mutis (Colombia), Sara Vanégas Coveña (Ecuador), Rodolfo Hinostroza (Perú), Alberto Guzmán López (Bolivia), Pablo Casi (Chile), Manoel de Andrade (Brasil), Juan Gelman (Argentina), Mario Benedetti (Uruguay).
Un hermoso libro, para leer y disfrutar, que incluye reproducciones de fragmentos de la obra La destrucción del viejo orden, de José Clemente Orozco (carátula e interiores).

Alejandra Andrade

Créditos


Año 3,Número 6
Noviembre de 2003
Brasil 3-101,Cuenca
Telefax: 2818 840
mail:svanegas@uazuay.edu.ec

Directora:
Sara Vanégas Coveña

Colaboran en este número:
Sonia Manzano; Cecilia Balcázar, Germán León Ramírez, Isabel Díez S., Daniel Gutiérrez Pedreiro; Marco Tello, Alejandra Andrade.

Diagramación:
Ing.Katherine Ortiz Vidal

La dirección no se responsabiliza por las opiniones contenidas en los artículos firmados. Se permite la reproducción parcial o total, si se cita la fuente.

Correspondencia y colaboraciones:

casilla: 01-01-1178,
Cuenca - ECUADOR
mail: svanegas@uazuay.edu.ec