UDA en la prensa


Cuy de la verdad

Cuy de la verdad


Cuy de la verdad

 

El apego cada vez más inminente a las redes sociales, motiva a una gran cantidad de seguidores a observar de manera marginal contenidos que en Facebook, Twitter, Instagram, u otras aplicaciones, se publican. La existencia de los denominados trolls, “personas” con identidades falsas, que actúan a su conveniencia sin saber inclusive, quienes son sus víctimas, para hacer trizas de su honor, el de sus familias y sus ejecutorias, se ha vuelto cada vez más común. O las cuentas creadas para propagar noticias sin ningún fundamento o responsabilidad, generalmente vinculadas a temáticas de interés social o ciudadano, como por ejemplo, el proyecto Tranvía de Cuenca.

 

En septiembre de 2018, fecha coincidente con el inicio de clases de la Escuela de Comunicación de la UDA, el profesor de Ética en la Comunicación Social, Jorge Pierda Cardoso, con el apoyo del Director de la rama de Matías Zibell, crearon el proyecto denominado “cuy de la verdad”, un espacio de investigación para conocer lo que se llaman las noticias falsas (fake news). Son 20 estudiantes con roles puntuales como diagramación, redacción, investigación de campo, análisis de documentos, quienes con la dirección y el control de los mencionados profesionales, realizan la loable tarea de desvirtuar el engaño, y ayudar a reflejar la verdad de las cosas.

 

He iniciaron su albor justamente en esta temporada electoral, en la cual las mentes de los creativos del horror se encuentran maquinando la forma gráfica y escrita de desprestigiar, sobre todo, a quienes han tenido una vida ciudadana limpia y de servicio a los demás. Y ya los frutos empezaron a verse cuando han desbaratado informaciones perversas, de perfiles con datos fileatorios, título profesional, registro del Senescyt, dirección con nombres de calles y hasta numeración., que resultaron ser completamente falsos.  La cuenta de twitter @CuyVerdad es una muy buena referencia para enterarnos de las supuestas noticias con gran impacto en el público, pero llenas de mentiras de toda índole.

 

Las denuncias que realizan las personas conocidas, las de carne y hueso a quienes se les identifica sin necesidad de investigación, por sus perfiles reales, y la contribución para advertir sobre los acontecimientos en los cuales la vida pública del país, se pone en tela de juicio, son la de asequible ubicación. Por lo general, tienen una buena cantidad de seguidores, la redacción de sus comentarios son impecables, y su ortografía perfecta. Y sobre todo, sus aportes se convierten en valiosas fuentes de información, comprobables y contrastables.

 

Umberto Eco, alguna vez manifestó “que las redes sociales son un instrumento peligroso por que no permitían quien está hablando”. Quizás él tiene razón cuando el aparataje mediático se convierte en la especial manera de ocultarse, para desatar las mas bajas pasiones. Por eso es importante apoyar proyectos como el “cuy de la verdad”, felicitarles por ser una muy buena práctica para iniciarse en el mundo de periodismo de investigación; y además, para descubrir la entramada naturaleza de la noticia o el comentario, y diferenciar la ficción de la realidad, que a veces conviven silenciosamente en este espacio de búsqueda de la verdad.

 



Compartir: