¿Por qué actuamos de forma irracional?

Actividades


Corresponsales

¿Por qué actuamos de forma irracional?

¿Por qué actuamos de forma irracional?


El 26 de abril se llevó acabo la conferencia ”Sesgos cognitivos en el procesamiento de la información”, organizada por la Escuela de Comunicación de la Universidad del Azuay.

La invitada fue Marta Cerezo, quien es investigadora en la Universidad de Salamanca, graduada en Comunicación Audiovisual y master en Investigación en Comunicación Audiovisual.

Sus líneas de investigación están centradas en el marketing social, en la comunicación para la salud, las ciencias del comportamiento, las políticas públicas y el diseño y usabilidad.

La experta inició su ponencia con las preguntas sobre cómo pensamos, cómo decidimos y cómo procesamos la información.

Mencionó dos teorías, la clásica y la contemporánea: en la clásica el ser humano es racional, nunca se equivoca, actúa por su propio interés; en la teoría contemporánea, con base en la filosofía, los seres humanos toman decisiones equivocadas, basadas en sus emociones, haciendo que no actúen de manera adecuada.

La expositora también exploró dos sistemas de procesamiento, el automático y el reflexivo: en el primero el ser humano actúa por impulso, por efecto intuitivo; en el segundo, reflexiona frente a un problema, analiza la situación antes de actuar.

Marta Cerezo acotó que estos dos sistemas tienen sus ventajas y desventajas, pero al mismo tiempo se complementan. Sin embargo, existe un sinnúmero de sesgos en la actualidad que pueden ayudar a descifrar la pregunta de por qué fallamos en nuestras decisiones.

Uno es la inclinación del cerebro que busca la recompensa inmediata frente a la gratificación futura. Otro es cuando las personas buscan información que se ajuste a las ideas que tienen, es decir, aquello que sostenga sus creencias o hipótesis. Por último, cuando se hacen las cosas solo porque las personas que les rodean, lo hacen (un claro ejemplo “los influencers”).

En conclusión, la ponente expuso que los sesgos cognitivos influyen en la forma de ver el mundo en los humanos, pero también indicó que hay beneficio de ello.

Por ejemplo, las empresas utilizan sesgos para tener más ventas, los partidos políticos para tener más votos y los medios de comunicación para tener más audiencia.

Gabriela Tacuri

Corresponsal UDA