La UDA logra los tres primeros lugares en el taller “Bootcamp”

Actividades


Corresponsales

La UDA logra los tres primeros lugares en el taller “Bootcamp”

La UDA logra los tres primeros lugares en el taller “Bootcamp”


Entre el 23 al 25 de abril se realizó la tercera edición del taller virtual intensivo para desarrollo de colecciones de calzado “Bootcamp”, organizado por la Cámara de Calzado del Pichincha. En el evento, la Universidad del Azuay se llevó los tres primeros lugares.

El primero lo obtuvo Silvia Narváez, docente de la Facultad de Diseño de la carrera de Diseño Textil e Indumentaria. El segundo lugar lo obtuvo el equipo conformado por Belén Cordero, diseñadora del Texlab, y la docente María Elisa Guillen. El tercero fue otorgado a Priscila Cabrera, estudiante de sexto ciclo de la carrera.

Con una duración diaria de 10 horas el taller contó con la presencia de 22 participantes a nivel nacional, entre ellos estudiantes, profesionales y emprendedores. Además, varias empresas relevantes en el ámbito del calzado como Bunkie, Mil Polímeros y Litargmode.

El objetivo del curso era el análisis de tendencias, para ello se trabajó en conjunto con Felipe Fiallo, quien ejerció de facilitador en el evento, debido a que es un referente a nivel mundial en el diseño de calzado en firmas de diseñadores importantes.

El formato constaba de instrucciones en vivo por Zoom y de videos pregrabados en alta calidad.

Fiallo dividió el concurso en tres partes: conceptual (definición del perfil del consumidor), creativa (tendencias y uso de materiales) y presentación final. Además, un jurado multidisciplinario que debía finalmente decidir si apostaba o no por un proyecto.

El proyecto final consistía en el desarrollo de una colección en donde convergían todos los conocimientos compartidos, entre ellos, el análisis y perfil del consumidor, desarrollo de marca y estrategias para comercialización e innovación.

“La participación de los estudiantes es muy importante, debido a que se acercan mucho al trabajo real de un profesional en el área de diseño como en el ‘Bootcamp’. También, tienen un contacto directo con el campo productivo porque están en relación con emprendedores y con gente del mercado y sector industrial”, aseguró María Isabel Pinos, encargada del Texlab.

Uno de los factores esenciales para este logro es el mencionado Texlab. Un laboratorio perteneciente a la Facultad de Diseño de la Universidad del Azuay que se compone de dos áreas: calzado y cuero, y la de textiles y confecciones. Actualmente, el laboratorio posee tres ejes fundamentales: la academia, el mercado o medio productivo y la investigación.

En este lugar los estudiantes acompañados de los encargados de dichas áreas desarrollan sus proyectos y sus clases prácticas. Estas últimas se basan en el manejo de la maquinaria y los procesos para crear un producto final.

“La finalidad del laboratorio es que los estudiantes tengan un mayor acercamiento al proceso productivo. A parte de que los procesos aquí son reales con clientes reales esperamos poder referir a los estudiantes a nuestros compradores”, comentó María Isabel Pinos.

Finalmente, Belén Cordero narró que su proyecto estaba basado en un producto totalmente sostenible con materiales ecológicos como el “biocuero”, combinando la parte estética y las tendencias en cuanto a materiales.

Se definió como público a las mujeres jóvenes, creando un calzado que se acople a cualquier indumentaria que estas usen con el objetivo de reducir la cantidad de zapatos que porten estas consumidoras durante el día.

José Francisco Flores

Corresponsal UDA